Preparación: Para conseguir un efecto de parrilla, necesitamos una sartén acanalada, carmela o parrilla que se pueda tener mucho tiempo al fuego. Sin añadir aceite, la ponemos bien caliente y cuando lleve cinco minutos o más al fuego, colocamos en ella las chuletillas de cordero previamente saladas. Dejamos que se cocinen durante tres o cuatro minutos, sin tocarlas en ese tiempo para que se cocinen bien y queden doradas y a continuación, les damos la vuelta dejándolas otros tres minutos por la otra cara. En ese tiempo, preparamos la salsa de yogur y menta, similar a la que preparamos hace tiempo con un toque oriental para unos tacos de magro de cordero. Es importante que encontréis menta ya que aunque tiene el dulzor de la hierbabuena, tiene un toque picante que contrasta muy bien con el dulce del yogur. Si no encontráis, podéis usar hierbabuena, aunque perderá parte del efecto. Picamos bien las hierbas y ponemos algunas sobre la carne y el resto las usamos para hacer la salsa que se hace simplemente batiendo con un tenedor el yogur con la menta. Damos la vuelta a las chuletillas y las colocamos sobre una cama de ensalada de canónigos, rúcula y zanahoria en hilos y terminamos echando una cucharadita de la salsa sobre cada chuletilla. El resto de la salsa lo servimos en salsera aparte.
El segundo elemento imprescindible para seguir una dieta keto es el queso, ya que aunque hay miles de variedades por todo el mundo, todas coinciden en su baja aportación en carbohidratos. La inmensa mayoría de los quesos son ricos en grasas saludables y hay varios estudios que lo asocian a la reducción de grasa y el aumento de la masa muscular en el cuerpo.

Muchas Felicidades Viviana. Si la puede repetir, hay personas que la hacen por años, mejorando sus marcadores sanguíneos y su estado de salud (que es en la mayoría de los casos, pero no en todos). Todo cuerpo es diferente, hay dietas que funcionan algunas personas y otras no, hágase un examen de laboratorio general al mes para mirar como reaccione su cuerpo. Saludos

×